topbella

jueves, 15 de diciembre de 2011

¿AMOR O DESEO? Cap. 12

Clara, tras la conversación con Cris, no paraba de darle vueltas a su última respuesta... sería todo tan perfecto si su dulce anónimo y Fran fuesen la misma persona...
Pasó toda la noche sin dormir, pensando si habría respuesta a su carta.
 

-Buenos días señorita Clara, le vamos a realizar unos análisis para controlar esa anemia.
-¿Van a pincharme?
-Si, pero no será nada.
-No, por favor, no... señorita no lo haga...
Mientras que la enfermera se dio la vuelta para preparar la aguja Clara saltó de la cama y salió corriendo.
-¡Corre Clar! ¡Huye! Jajaja- Cris se descojonaba de risa en su cama.
Clara corría por los pasillos como una niña pequeña, y tras ella, la enfermera.
La enfermera se topó con el doctor Javier.
-¿Pero se puede saber qué está pasando aquí?
-Pues la paciente de la 330, que se niega a sacarse sangre.
-Esa Cris... nos va a volver locos a todos...
-No señor, no es Cris, es la nueva.
-¿Clara?
-Sí.
Javier arqueó las cejas.
-Déjelo en mis manos, yo me encargo.
Javier fue tras Clara, que se había escondido en la sala de lavandería, con un plan.
-Clara... sal de donde estés... te he visto entrar aqui...
-¡No, me niego!
Javier no pudo evitar sonreír.
-Vaaaamos, no seas miedica, solo es un pinchacito... ni te enterarás te lo prometo.
-¡No!
-Si dejas que te haga el análisis te invito a cenar, ¿Qué te parece?
En ese momento Clara se lo pensó, le vendría bien distraerse y olvidarse de Fran y de su dulce anónimo por un tiempo.
Una cabecita se asomó entre las montañas de sábanas.
-Solo si elijo yo el restaurante.
La sonrisa de Javier se convirtió en carcajadas al verle.
-Esta bien pero ven aquí.
-No te rías...
Clara se acercó a él con cara de niña asustada.
-Pero que carita me tienes... así da pena pincharte.
-A nena no guta aguja... pupita...sinf, snif- Dijo Clara imitando a una niña pequeña.
-Supongo que querrás tumbarte para que te pinche ¿No?
-No es que quiera... lo necesito.
Los dos caminaron hacia la habitación 330.
-OH Clar, no has podido escapar...
-Pues no Cris... me han capturado...

La complicidad que había nacido entre ellas era increíble.
¿Cómo podían congeniar tanto en tan poco tiempo?

Clara se tumbó y Javier, con mucha delicadeza, le hizo el análisis.
-¿Te dolió?
-Sí, y mucho.
-Eres una quejica...
-Por cierto... necesito que me de el papel de la baja médica, para presentarlo en el trabajo.
-No te preocupes, yo me encargo.
-Gracias, y no olvides que me debe una cena.
-No me olvido.
Javier se fue, pues tenía que seguir atendiendo a sus pacientes.

-¡¡¡No me lo puedo creer!!!
-¿Qué pasa?
-¡¡¡¡El médico macizo te ha invitado a cenar!!!!
-jajajajaja ¿Tanto te gusta?
-Puff… me encanta.
-¿No es demasiado mayor para ti?
-Si yo te contara…

Cris se entristeció y dos brillantes lágrimas se deslizaron por sus mejillas.

-¿Qué te pasa?
-No es nada…

Clara se acercó a ella con el rostro aun pálido por el pinchazo.

-Puedes contar conmigo… hay algo que no me contaste anoche ¿verdad?
-Sí… pero no le cuentes nada a mi madre… te lo suplico.
-Mis labios están sellados.
-Pues… verás… tengo novio… aunque mi familia piensa que no estoy con él…
-¿Y por qué lo ocultas?
-Pues… porque es de color… y eso no les hace gracia.
-Qué asco de racismo…
-Espera… aun hay más… tiene 28 años.
-¡¡¡Hay omá!!!!
-Mi familia  piensa que él se quiera aprovechar de mí, pero eso no es así, él me quiere, me lo demuestra cada segundo que paso a su lado, pero ellos no lo entienden.
-Bueno… comprende que tienen miedo de que te haga daño.
-Llevamos juntos dos años, de haber querido hacerme daño… ¿No crees que si quisiera hacerme daño, o aprovecharse de mi… ya lo habría hecho?
-Bueno… visto así… tienes razón.
-No te puedes imaginar lo dulce que es conmigo, pero le extraño tanto… desde que estoy aquí no he podido hablar con él, mi madre me ha quitado el móvil y solo puedo llamarlo desde el teléfono público que hay en el pasillo, pero muy de vez en cuando.

Clara se fue a por su móvil.

-Toma, llámale.
-¿De verdad?
-Sí.

Cogió el teléfono y marcó el número, se lo sabía de memoria.
-¿Si?
-¿Mohamed?
-Sí, ¿Cris, eres tú?
-Te necesito.
-Quiero ir a verte, ya no aguanto más tiempo sin ti, por favor, déjame ir.
-Sabes que si mi madre te encuentra aquí  nos mata a los dos.
-Necesito volver a besarte, necesito volver a tenerte entre mis brazos…
-Aguanta mi vida, ya falta poco.

En ese momento se escuchó la voz de la madre de Cris, que hablaba con el doctor Javier en el pasillo.

-Mi vida tengo que colgar, te amo, no lo olvides.
-Y yo a ti mi pequeño ángel.

Cris colgó y le devolvió el móvil a Clara.

-Se te ve completamente enamorada… es tan tierno.

Javier y la madre de Cris entraron en la habitación.
-Clara, aquí tienes tu baja.
-Gracias.

Se dirigió hacia Cris y su rostro expresaba seriedad.

-Cris… ¿Recuerdas las últimas pruebas que te hicimos para saber si el tumor había desaparecido?
-Sí.
-Pues siento decirte que tengo malas noticias, habrá que volver a operar.
-¡¡¡No!!! Otra vez no, no aguanto más tiempo aquí.
-Tranquila, eres joven y esta vez es muy pequeño, casi ni te enterarás.
-Eso me dijisteis la otra vez.
-Solo puedo decirte que seas fuerte y que lo afrontes con optimismo, de esta forma todo pasará mejor.

Javier salió de la habitación y todo se quedó en silencio, un silencio que solo se rompió cuando Clara llamó a Fran.

-Hola, te llamaba para decirte que  ya tengo el papel de la baja, para que vinieses a por él.
-Hola, pero déjame hablar cotorra, ¿Cómo estás?
-Esta mañana me han sacado sangre y casi me muero.
-Exagerada…
-No te lo creas eeaa.
-Dime, ¿En que hospital estás?
-En el Virgen del Rocío, en la 330.
-OK, voy volando.
-Hasta ahora.

La madre de Cris se había ido a por un café.

-Ey, ánimo, ya verás como todo pasa rápido, y yo estaré a tu lado.
-A ti te darán el alta en unos días.
-Pero puedo venir a verte ¿no?
-Clar…
-Dime.
-Me encantas.
-Y tú a mí, además has hecho que me de cuenta de que me hace falta gente como tú en mi vida.
-¿Por qué dices eso?
-Pues llegas a un punto en tu vida en el que te das cuenta que los que crees amigos de toda la vida no son nada, solo te puedes quedar con pocas personas, esas que, aunque te duela lo que dicen, nunca puedes enfadarte con ellos, que parecen que nunca están, pero que en el fondo, cuando más los necesitas aparecen como por arte de magia.
-Que bonito.
-Y tú me has demostrado que no es necesario conocerse desde la infancia para ser alguien especial en la vida de otra persona, y aunque te conocí ayer, sé que no me equivoco contigo.

Cris la abrazó con todas sus fuerzas y, una vez más rompió a llorar.

-Ey, no llores.
-Lo que me has dicho es muy bonito.

-toc-toc ¿Se puede?

 Fran entró en la habitación, llevaba una gerbera fucsia.

-¡Fran! Que rápido has llegado.
-¿Cómo estás?
-Igual que cuando he hablado contigo.
-Siento mucho lo que pasó de verdad.
-No pasa nada, los dos perdimos los papeles.
-Ten, creo que es tu flor favorita ¿No?
-¿Co-cómo lo sabes?
Clara tuvo un flash, recordó el ramo de flores que le envió su dulce anónimo.
-Yo… creo que me lo dijiste tú ¿no?
-No.
-Hola, hola…
Javier entró en la habitación con un ramo de flores.
-Javier… que sorpresa…
-Ya me iba a casa y quería traerte un detalle, no olvides la cena.
-Gracias.
-Parece que alguien se me ha adelantado en la floristería- Dijo menospreciando el regalo de Fran.
-Hasta te has molestado en traer un jarrón, gracias.
Clara cogió la gerbera y la puso también en el jarrón.
-Gracias a los dos, toma la baja Fran, porque estoy viendo que se me va ha olvidar.

-Bueno yo me voy a casa, mañana a primera hora pasaré con los análisis.
-Yo también me voy.

Javier entró en su consulta para dejar su bata y Fran le siguió.
-¿Qué coño pretendes con Clara?
-¿Y  tú quién coño eres?
-Déjala en paz.
-Pues déjame en paz tú a mí.
Fran lo agarró por la camisa.
-Aléjate de ella imbécil.
-Que yo sepa cuando llegó aquí me dijo que no tenía a nadie.
-Pues mira, me tiene a mí.
-¿La quieres recuperar? ¿Con una cutre margarita?
-Esa “cutre margarita” como tú la llamas es una gerbera, y es su flor favorita.

Javier no dijo nada, colgó su bata en el perchero y se marchó.
Fran salió tras él.
Con un pensamiento dándole vueltas en la cabeza.
<<No me arrebatarás de nuevo a la mujer a la que amo>>.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada dia me gusta mas mi vida, lo unico k realmente me rabia d la historia sk fran no tenga el valor suficiente para decirle a clara realmente kien es, y k pueda perderla por eso.
Tambien me rabia k me dejes d nuevo cn la intriga en cada capitulo uff.
Pero aun asi me tienes enganchado!!! No dejes de escribir nunca, realmente tienes un don. Te quiero.

PD. Tu dulce anónimo jajaja

Raxx dijo...

Siempre lo mismo, genial Petit ^^ Me ha encantado y espero con ansias la continuación ^^
Sube prontito :)

Nati dijo...

Está increíble!! como siempre genial, me tienes enganchada de verdad!! :D Espero que subas pronto, y me da pena que Fran no se atreva a confesarle lo que siente, pero esperemos que vaya cogiendo valentía poco a poco. Sigue así, muchos besitos!! ^-^
PD: te espero en http://nati-unmundodeverdad.blogspot.com

Petit Ami dijo...

Gracias a todos!!! de verdad... sin vosotros no soy nada!!! Os adoroo! =)

Pide un deseo! Nay & Ana dijo...

estaa geniaaal!!! espero el siguiente ansiosa ^^
sigue así! tienes mucho futuro como escritora :D un besete (L)!

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Petit Ami
Soy una chica de 19 años a la que el amor no la ha tratado bien,aunque ahora hay alguien especial en mi vida.
Ver todo mi perfil