topbella

domingo, 13 de noviembre de 2011

¿AMOR O DESEO? Cap. 9

-Clara, ¿Te importa venir a mi oficina?
-Claro señora, ahora mismo voy, ¿Hay algún problema con la campaña?
-No, es sobre otro asunto.

Clara se dirigió hacia la oficina de Susana, su ex jefa, y actual supervisora.

-Dígame señora, ¿Qué es lo que pasa?
-Verás… hace unos días que recibimos una carta de un anónimo diciéndonos que Raúl se había propasado bastante contigo, y que te acosaba un poco, así que me tomé la libertad de preguntarles a tus compañeros de trabajo que si sabían algo al respecto, y todos coincidieron en que últimamente estaba muy pesado contigo, ¿Es cierto no?
-Sí, lo cierto es que… bueno… yo le seguí un poco el juego al principio, porque pensé que las cosas no iban a terminar de la forma que terminaron… pero luego todo me superó.
-¿Y por qué no me dijiste nada? Quiero que sepas que ante todo en mí tienes una amiga.
-Bueno… no quería mezclar lo personal con lo profesional…
-Bueno, ya tomé decisiones sobre el asunto y lo despedí, no era imprescindible para la empresa y ya había cometido algunas faltas, así que no hay duda de que mi decisión fue correcta.
-Claro señora, si usted cree que es lo mejor así será.
-Am Clara, también quería decirte que tu nuevo puesto de trabajo no requiere que estés aquí, puedes hacerlo desde tu casa y acudir a las reuniones o presentar los proyectos aquí, si lo prefieres claro, creo que así estarás más relajada y podrás trabajar mejor en las campañas de publicidad y tendrás más tiempo libre para ti.
-Me parece perfecto.
-Pues ya te avisaré para la próxima reunión. Hasta entonces. Cuídate y si necesitas algo… ya sabes donde encontrarme.
-Gracias por todo.

Clara salió del despacho de Susana con intención de volver a casa, pero se encontró con su gran amigo Dani.
-¡Amor! ¿Dónde te crees que vas?
-Hola Dani, me iba a casa, mi nuevo trabajo me permite trabajar desde allí.
-¿De verdad?
-Sí, solo tengo que venir a las reuniones y eso…
-¡Dios mío! ¡¡¡¡¡Necesitas vestuario new!!!!!!
-¿Lo crees de verdad?
-Creo que es obvio que hablo completamente EN-SE-RI-OOOO
-¿Tienes algo que hacer ahora?
-Sí, irme de compras contigo.
-OK, ¿Tienes la tarjeta de crédito?
-Sí, y no dudaré en usarla.
-Pues venga, vamos, en mi coche.

Los dos se subieron en el precioso Mini de Clara en busca de las mejores tiendas de la ciudad.

-¿Qué tal te va con tu vecino? ¿Puedo atacar yo?
-jajajajajaja Dani, te vuelvo a repetir que no es gay.
-Me da igual, estoy dispuesto a convertirlo.´
-Ya…
-¿Y tu querido hombre misterioso?
-No sé nada de él, tengo que seguir esperando… le he escrito una carta… espero no espantarlo, daría lo que fuese por saber quién es… tengo tanto que decirle, que preguntarle…
-Y que agradecerle, gracias a él as ascendido no lo olvides… toda la oficina está pendiente de las novedades, eres el centro de los cotilleos.
-Puff, ¿Hablan mucho?
-Un poco…bastante.
-Odio eso…
 
Clara y Dani visitaron muchísimas tiendas y compraron todo lo que se les antojó, pero si hay algo que realmente deje sin respiración a Clara, son los zapatos. Compró unos diez pares de supertacones con superplataformas.

Cuando Clara regresó a casa no sabía donde meter tanta ropa, su vestidor no era lo suficientemente grande para todas sus cosas.
<<Necesito una casa más grande>>
Quizás con su nuevo sueldo, y vendiendo su piso… podría comprarse una casa… pero eso supondría no ver a Fran.

-¿Dónde as estado hoy?
Clara dio un respingo.
-Hola Fran, me has asustado, ¿Qué pasa? ¿Qué me espías o qué?
En ese momento Fran no sabía qué contestar.
-Me, me tengo que ir, lo siento.

Clara se quedó extrañada.


Pasaron los días y Clara no supo nada de Fran, que había estado trabajando en las fotografías.
Era sábado noche, pero Clara se había quedado en casa. Tenía la carta que había escrito a su dulce anónimo, estaba dispuesta a dejarla en el mismo lugar donde él le dejaba sus cartas. Puso la alarma a las 7:45 y se fue a dormir con un enorme deseo de volver a soñar con Fran.

Domingo, 7:45, Clara no había podido soñar con Fran, apenas había podido dormir, estaba cansada. En el salón aun estaban las bolsas de las compras del día anterior.

Se preparó un cremoso capuchino de caramelo y se dispuso a esperar. Su intención no era pillar a su admirador, sino hacerle saber que ella también sentía algo mágico por él.
7:25, Clara abre la puerta, está temblando. Se siente como una adolescente en su primera cita. No se lo piensa dos veces y deja su carta delante de su puerta. Vuelve a entrar en casa, si la ve allí no se acercará.

En ese momento Clara recordó todo lo que esa persona le ha hecho sentir desde el primer momento en que apareció en su vida. Esa sensación de entusiasmo y sorpresa de la primera carta, la ternura del ramo de flores, y la pasión de la segunda carta. Pero… ¿y si no había tercera? ¿Y si ya no vuelve a escribir? ¿Y si nunca consigue saber quién es? Quizás su carta lo cohíba y no vuelva a saber de él.

Fran abrió su puerta con cuidado, había observado que Clara estaba levantada, esta vez su carta iba acompañada de una foto, una foto de unos ojos, unos ojos intensos, seductores. Unos ojos que escondían la timidez de un niño, la pasión de un amante y la confidencialidad de un amigo. Eran unos ojos verdes capaces de atrapar a cualquier persona que los mirase fijamente. Unos ojos verdes ocultos bajo un efecto en blanco y negro, que impedía mostrar toda la belleza de aquellos preciosos ojos verdes.

Fran vio la carta, e hizo un intercambio, corrió a su casa y cerró sin hacer ruido.

Clara no podía más, era ahora o nunca, ¿Qué podría perder? Se dirigió hacia la puerta, dio un gran suspiro, agarró el pomo de la puerta y… la abrió, pero no había nadie, su carta ya no estaba, en su lugar había una preciosa foto y otra carta donde estaba escrito el clásico “Para Mi Dulce Clara”, la cogió y volvió a entrar.

Fran sostenía la carta de Clara, se mordía los labios de nerviosismo. La olió, en ella se podía apreciar una nota del perfume de Clara.

-Para Mi Dulce Anónimo… como me gustaría decirte quien soy amor mío… ojalá…

Fran le dio un puñetazo a la mesa del salón.

-Clara, Clara, Clara… oigo tu nombre por todas partes, no puedo sacarte de mi cabeza… ¿Cambiará algo de esto tu carta?

Se armó de valor y abrió el sobre. Nada mas leer las primeras líneas dos lágrimas de emoción recorrieron las mejillas de Fran. Su corazón se aceleró, y tras terminar de leer la carta una sensación de paz y alegría invadió a Fran.
Se tiró en la cama con la carta entre los brazos, la releyó unas 100 veces, casi se la sabía de memoria, y así, con una sonrisa en los labios y con la carta en sus manos, se quedó dormido.

En el piso de al lado clara observaba esos ojos que tanto le trasmitían. Le resultaba tan familiar esa mirada…
Abrió el sobre y comenzó a leer la carta:
Mi Dulce Clara… tenerte cerca me hace tan feliz. Tengo la sensación de que muy pronto sabrás quien soy, o eso espero. Tengo el deseo de gritarte que me muero por ti, pero tengo miedo a tu reacción, bueno, eso ya lo sabes, ya sabes que soy un puto miedica incapaz de mostrar sus sentimientos…
Creo que en esto influye mucho mi pasado, me hicieron daño, y no se por qué. Bueno, creo que toda persona que es engañada por la persona a la que ama queda tocada para siempre. Nunca, por mucho que pase el tiempo llegas a lograr olvidar lo sucedido, nunca comprendes cuál es el motivo, y lo único lógico que sacas de la situación es que el único culpable eres tú, que no has sabido darle a tu pareja lo que necesitaba, que no sabes ni siquiera querer la  persona que está a tu lado, hasta tal punto que esa persona se va con otro. Ha pasado mucho tiempo, pero el dolor sigue en mi alma, y no quiero perderte, no quiero volver a pasarlo como lo hice entonces. Tú quizás me comprendas, mi princesa, pues sé bien que también has sufrido. Pero quiero dejar atrás el dolor, por difícil y duro que sea. TE AMO, ayúdame a ser feliz a tu lado.
Mi Dulce Clara… vivo por ti.


Clara, al igual que Fran en su momento, estaba emocionada. En sus temblorosas manos sostenía la foto, la miraba con ternura, se la puso en el pecho y la abrazó con fuerza.
-No sufras mi niño, yo te ayudaré a olvidar… no sufras…

Y así, con la foto en el pecho, tumbada en el sofá, Clara se quedó dormida.

Clara y Fran, Fran y Clara, dos enamorados sin saberlo, dormidos pensando el uno en el otro, soñando con encontrarse, con amarse, y con no separarse nunca.


Mientras tanto, en uno de los bares más cutres de la ciudad…
-Ponme otra…
-Señor, son las nueve y media de la mañana y está demasiado bebido, será mejor que pare, llame un taxi y vuelva a su casa.
-¡Te he dicho que me pongas otra! ¡Y no te he preguntado tu opinión!
-Le advierto que es la última que le sirvo…
-Dios… me han despedido por culpa de una puta zorra… pero esto no se va quedar así… a mí nadie me pisotea… ¡Nadie me pisotea!
-Señor, haga el favor de salir del local…
-Yo no me voy a ningún lado… ¡Quiero que todo el mundo sepa como es la zorra de Clara!
-Baje la voz al menos…
-Se va a acordar de mí… ella y el cabrón de su vecino… no saben de lo que soy capaz…


6 comentarios:

Il mio amore é reale, senza dubbio il mio. dijo...

Ola...la verdad no se que decir... esa carta me emocionó!! La historia cada vez romantica y el suspense que deja cada final de capitulo me me toca el corazon y me pregunto k pasara? Descubriran pronto k se aman sin k sea un sueño? Ke ara Raul? Mientras la leia dos lagrimas me recorrieron la cara recordandome a alguien a kien amo mas ke ami vida!! Cada capitulo que escribes s una alegria cuando empiezo a leer.
Sigue escribiendo realmente eres super buena y sabes como llegar a los corazones de los k leemos esta historia.
Soy fiel a tu historia no leere otra. Gracias por hacerme feliz. Btss

Raxx dijo...

D-I-O-S M-I-OOO¡¡¡ Este ha sido el capítulo que me deja con más intriga de todoooos me encantaaaaaaaaa. Tia cada vez es mejor¡ Te adoro y te odio a la vez. Te adoro por la historia, te odio por Raúl ^^<3 Un beso :P

Petit Ami dijo...

Gracias!!!! este cap es un poco soso porque mi tiempo no da más de sí, pero que sepais que tengo una tormenta de ideas en mi cabeza, espero que mi historia os siga gustando, que no me abandoneis... Os quiero, patito... ¿Dónde estás? =(

Anónimo dijo...

Es la mejor historia que he leido nunca, la vida de clara parece una fantasia, un sueño, pero todo es realidad sigue escribiendo xfavor, el proximo ya!!!!!!!!! Te quiero princesa

Pide un deseo! Nay & Ana dijo...

Por favoooooor siguientee yaa! :)
me has dejao superintrigada! ^^
escribes geniaal!
la carta es preciosaa :D
avisame para el siguiente un besito!!

Pide un deseo! Nay & Ana dijo...

Me dijiste que te avisara en pide-1-deseo.blogspot.com pues ya estan subidos los capitulos 13, 14 y 15 espero que te gusten y comente un besito :)

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Petit Ami
Soy una chica de 19 años a la que el amor no la ha tratado bien,aunque ahora hay alguien especial en mi vida.
Ver todo mi perfil