topbella

domingo, 2 de octubre de 2011

¿AMOR O DESEO? Cap. 3

-¡¡¡¡¿Quién eres?!!!! ¡¡¡¿y por qué siento esto?!!!
Han pasado varios días, ya es miércoles, pero Clara no para de darle vueltas a la carta, a su preciada carta.
Necesita saber algo, lo que sea, pero algo sobre esa persona que dice desvivirse por ella.
Lee y relee una y otra vez la carta, la lleva incluso a la oficina, por si encuentra algo que antes no ha visto.
-Para mi dulce Clara...¿Qué es esto?
-Raúl suelta eso ahora mismo.
-Puff, una carta de amor... ¿Pero que clase de persona normal envía una carta de amor en este siglo? Hoy lo que mola es un buen polvo y adiós, aunque si es muy bueno no viene mal repetir...
-Sueltala y déjame en paz, lo que me escriban o me dejen de escribir es cosa mía.

Raúl es el guaperas de la oficina, es alto, está cachas, tiene el pelo rubio y los ojos azules. Y sí, tanta perfección no es posible, también es el mayor capullo que te puedas encontrar. A sus 29 años su madurez es de un adolescente de 16 años, y su ego... mejor no hablamos de ello.
Hasta hace poco Clara, al igual que el resto del personal femenino de la oficina, se moría por él.
-Vamos muñequita... No te enfades conmigo... Que ya sé que te vuelvo locaaa.
-Si no quieres que me enfade no toques mis cosas, y hazte un favor a ti mismo, deja tu ego.
-Anda... No finjas, que ya se que lo de la carta es para ponerme celoso y para que te haga caso.
-¿Perdona?¿Se puede saber en qué estoy finjiendo?
-Llevas varios días con esa carta de un lado para otro, pero tranquila que tu plan ha funcionado, ya me tienes aquí.
-Piensa lo que quieras, no pienso discutir contigo.
-Me encanta cuando te pones seria... me pones a 100. Te espero luego para tomar algo.
-Yo no voy a ningún sitio contigo.
Raúl le arrebata la carta de las manos una vez más.
-Vendrás, si quieres esto...

Se guardó la carta y regresó a su mesa.
Clara estaba dispuesta a recuperarla, pero en ese momento apareció su jefa y le pidió el informe de ventas del último mes.
Mientras tanto, en otro lugar de la ciudad, Fran piensa que hacer para acercarse a Clara.
Piensa una y otra vez que hacer...
-¡Ya está!¡Carlitos es la solución!
A Carlitos también le gusta pasar tiempo con Fran porque a ambos les gustan los mismos videojuegos, y Fran le enseña muchos trucos. Pero como a Carlitos le encanta Clara, si pasa más tiempo con él tarde o temprano coincidirían los tres...
Fran baja corriendo la escalera, Carlitos está a punto de llegar de la escuela.
-¡Hola Carlitos! ¿Te hace una partida?
-¡Claro! Se lo voy a decir a mi madre.
-Vale enano, date prisa, que tengo ganas de darte una paliza.
Eso nunca falla, en menos de 5 minutos Carlitos estará llamando a su puerta.
Pasaron toda la tarde jugando, hasta que como quien no quiere la cosa Fran pone en marcha una variante de su plan.
-Oye Carlitos, nunca te veo jugar con niños de tu edad, ¿Y tus amigos?
-Prefiero pasar el tiempo contigo y con mi novia, me lo paso mejor.
-¿Tu novia?
-Siiiiii.
-¿Quién es?
Fran lo sabía de sobra.
-Clara, la vecina. Los niños del cole no se creen que ella sea mi novia, pero es verdad.
-¿Y como es?
-Bueno, ya la habrás visto, es superpreciosa, simpática, amable, cariñosa...Todo lo que te diga es poco.
-¿Qué es lo que más te gusta hacer con ella?
-¡¡Las guerras de cosquillas!!
-¿Y eso?
-Para poder meterle mano.
-¡Serás enano y malicioso! ¡Te vas a enterar!
Fran se lanzó encima de Carlitos y se puso a hacerle cosquillas.
-Carlitos, tanto como presumes de novia... Y seguro que no sabes cuales son sus flores favoritas.
-Pues sí que lo sé listo, son esas margaritas grandes de colores, ger...ger...
-Gerberas.
-Sí esas en fuxia... Y las rosas rojas.
-Anda vete que tu madre estará preocupada, pero mañana más ¿eh?
-¡OK!
Clara tuvo que ir con Raúl a tomar algo, era eso o decir adiós a la carta. Ambos habían bebido de más, pero Clara no se olvidaba de su objetivo, de su carta.
-Raúl, ya he cumplido, dame mi carta.
Él se acercó a dársela, pero la acorraló contra la pared del bar y la besó.
Ella no tuvo escapatoria. Fue un beso húmedo, sensual, que unido a la atracción sexual que ambos sentían y a las copas de más, hicieron de ese beso algo inevitable.
Después de unos largos besos Clara regresó a casa, era tarde, y para su sorpresa, tenía algo en su puerta. Era un ramo de rosas rojas con una gerbera fuxia en el centro.
Clara entró en casa y buscó la nota. Era una preciosa minipostal en la que decía:"Porque eres única entre muchas...TE QUIERO".

7 comentarios:

ESTHER dijo...

Qué bonito!! :) me ha encantado jiji ^^

PD: pásate por mi blog xfa www.elrinconsolitario-08.blogspot.com

Un saludo.

Anónimo dijo...

Ola sol tengo dos palabras para describir como va la historia "me encanta" cada capitulo k leo me enganxo mas ni me imaginaba k apareceria otro mas y mens ke se besaran, me encanta s la. Mejor historia k e leido nunca xfavor no dejes d escribir nunca!! Gracias x acerme feliz leyendo

Petit Ami dijo...

Gracias a los dos!!! Cada vez que leo un comentario de alguien diciendo que le gusta mi historia m emociono!! y no es coña!! Gracias!!!

Anónimo dijo...

Si tanto t an gustado los comentarios, espera uno en cada capitulo ke subas, sigue escribiendo y gracias x alegrarme la vida bsts xao

Petit Ami dijo...

lo de comentar como anonimo te delata...

Anónimo dijo...

Jum

Raxx dijo...

Me gusta mucho, pero me enfadoo porque yo me llamo Raúl y soy y capullo en la historia esta ^^
Me gusta mucho ^^
Oye, con qué frecuencia subes capítulos??

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Petit Ami
Soy una chica de 19 años a la que el amor no la ha tratado bien,aunque ahora hay alguien especial en mi vida.
Ver todo mi perfil